Sánchez se venga de Díaz purgando el Grupo Parlamentario Socialista

  • Entre los cambios en el hemiciclo destaca el de la ex-portavoz adjunta, Isabel Rodríguez, sustituida por Adriana Lastra y que ha pasado de la primerísima fila a la cuarta.

 

  • En dos meses ha colocado a seis de sus fieles en la portavocía de otras tantas comisiones parlamentarias, destacando el caso de Zaida Cantera.

 

Sánchez se plantea forzar la salida del susanista Jose Luis Gordo, secretario segundo de la Mesa del Congreso.
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, no ha perdido ni un minuto desde que recuperara en la primavera pasada el control de su partido. En el recién estrenado curso político los “suyos” ya han podido apreciar su intención de continuar con la purga de susanistas en el hemiciclo. Pocas cosas puede haber más llamativas que el desplazamiento de varios diputados, algunos tan señalados como Isabel Rodríguez, ex portavoz adjunta del GP Socialista que ha sido sustituida por Adriana Lastra y ha pasado de la primerísima fila a la cuarta o el caso de Zaida Cantera que ha recuperado la portavocía en la Comisión de Defensa que le arrebató la gestora.

A todo ello, hay que añadir las dimisiones forzadas del ex-portavoz socialista, Antonio Hernando, y de los susanistas Eduardo Madina y Antonio Trevín. La cúpula sanchista también ha aprovechado el verano para emprender movimientos destinados a garantizar que se cumplan las órdenes de la Secretaría General en el Grupo Parlamentario Socialista.


Según fuentes de la nueva ejecutiva, para Sánchez “es imposible olvidar” que de los 83 escaños del PSOE en el hemiciclo, “64 son de afines a Susana Díaz”, lo cual deja en una situación de aplastante minoría a los fieles del actual secretario general.

Para corregir esta desigualdad de fuerzas, Sánchez ha sustituido a Hernando por la independiente Margarita Robles como portavoz; ha fulminado al susanista Miguel Ángel Heredia por Rafael Simancas en la Secretaría General del GP y ha colocado a Adriana Lastra, su mano derecha en partido y congreso, como portavoz adjunta del Grupo Parlamentario para reforzar la vigilancia de los díscolos y garantizar que cumplan las órdenes de Sánchez.

Sánchez también ha forzado cambios en varias áreas del partido (cese de Ignacio Urquizu como portavoz de Universidades del PSOE, a quien sustituye Manuel Cruz) y en numerosas comisiones parlamentarias. Es el caso de las comisiones de Educación, Interior, Defensa, Empleo, Justicia o Seguridad Nacional, entre otras, al frente de las cuales Sánchez ha colocado a personas de su entera confianza como Zaida Cantera, Sofía Hernanz, Luz Martínez Seijo, David Serrada o Rocío de Frutos.

A pesar de la ofensiva de Sánchez y de que los susanistas siguen controlando el Grupo Parlamentario, como se encargó de recordar Cipriá Ciscar, la desigualdad de fuerzas sigue reduciéndose. En el PSOE, hoy más que nunca, “Si vis pacem, para bellum”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: